sotillos
Ana Simón

También juega a hockey patines pero empezó con el golf más en serio con 6 años al abrir el campo de Las Rejas en Majadahonda y siguiendo la estela de su hermano pequeño. Está en un programa de alto rendimiento que tiene la UFV con la Federación de Golf de Madrid para poder compaginarlo con una carrera universitaria. Se trata de un programa en el que la inclusión depende de un cierto hándicap (valoración del juego en el campo) y un progreso óptimo en el deporte. Ana tiene un hándicap 2, muy alto teniendo en cuenta que el primero es 36 en adultos y en niños 48. El hándicap de Ana implica que tiene que hacer 74 golpes normalmente, algo que es muy complicado y exige gran concentración: “lo más importante es evadirse durante 5 horas de todo lo demás, pienso en el golpe que tengo delante y no en el siguiente, me gusta escuchar música clásica antes de jugar”. El palo que más le gusta es el Driver, el llamado “cabezón” porque es el que más lejos manda la bola y donde según Ana se descarga mucha adrenalina: “soy muy agresiva en el juego, no me exige forma física específica pero es necesario ir al gimnasio y comer bien, yo hago entrenamientos triples, es decir, todo el mismo día (cancha, coach y gimnasio), y es importante también trabajar con la psicología”.

Dejar respuesta