El invierno tiene un encanto especial que no podemos disfrutar en otras épocas del año. Y las Navidades son la época perfecta para conocer nuevos destinos donde se celebran estos días de una manera muy especial. Las ciudades de la Vieja Europa se ornamentan con sus mejores galas para albergar sus famosos mercadillos navideños, donde podemos adquirir la decoración que dará a nuestro hogar ese toque navideño tan característico. Al romanticismo de estas ciudades europeas también se le añade el atractivo de la temporada de nieve. Y para quienes no quieran pasar frío, los cálidos destinos de playa son una gran opción.

Dejar respuesta