Este miércoles se celebra el Día Internacional de la Felicidad. El alcanzar la felicidad es muy probablemente el principal objetivo de cualquier ser humano durante su estancia en la tierra. Para reflexionar sobre la importancia de este sentimiento y recordar algunos de los momentos más felices vividos en la UFV, pasaron por los micrófonos de ‘Comunidad UFV’ tanto Miguel Ortega, profesor de Humanidades de la UFV y Javier de la Rosa, director del Grupo Mirada 21.

Una de las grandes cuestiones a la hora de plantear la idea de felicidad es cómo definirla, Miguel Ortega la define como el gran anhelo humano: “La felicidad no es otra cosa que una disposición muy personal pero es verdad que es lo qué anhela todo corazón. En mis clases, pintó en la pared una ‘F’ para que nunca pierdan la referencia de la felicidad. A veces, bajó la pantalla del proyector para enseñarles que en ocasiones se nubla pero que siempre permanece debajo”, analizó.

Otra de las grandes disyuntivas que se plantean en nuestro a día es si la felicidad consiste en quererse a más a uno mismo o en querer las circunstancias que nos rodean y aceptarlas, Ortega trata de clarificarlo diferenciando tres situaciones: “La verdad es que es una pregunta muy difícil. La felicidad son muchas cosas a la vez. En primer lugar, es evidente que uno no puede ser feliz sin quererse a sí mismo. Pero en la justa medida, ni de más ni de menos, quererse a uno mismo tal y cómo es con sus virtudes y defectos. En segundo lugar, las circunstancias, que no es otra cosa que el lugar que me ha tocado para vivir esa felicidad. No es que ame esa circunstancia pero es fundamental saber asumirla. Y tercero, aquello que hago por otros. La felicidad procede de la donación del corazón. Soy más feliz cuanto más doy”, reconoció.

A raíz de ello, Javier de la Rosa diferenció entre estar contento y ser feliz: “En primer lugar, creo que es importante el saber diferenciar cuándo uno está contento y el ser feliz. Siempre estamos buscando la fórmula de la felicidad que parece que sólo la tiene la Coca Cola, con su fórmula tan misteriosa y secreta. La cultura influye de manera determinante en el concepto de felicidad. Hoy en día, vivimos en un concepto muy materialista y se asocia la felicidad al tener y al bienestar y no al ser. Este es el discurso que emplean en muchas ocasiones los políticos con su idea de la justicia social y nos olvidamos de lo qué es la construcción de la persona, aquello que responde a sus verdaderos anhelos y que da sentido a su vida. La vocación también juega un papel fundamental dentro de la idea de felicidad pero dónde realmente comienza con la fe”, aseguró.

Escucha aquí la conmemoración del Día Internacional de la Felicidad junto a Miguel Ortega y Javier de la Rosa en ‘Comunidad UFV’:

Dejar respuesta